sábado, 11 de enero de 2014

Como conducirse por las redes sociales sin parecer un cabestro





¿Se ha visto en la necesidad de soltar alguna reflexión vital en su muro del caralibro y no ha sabido cómo, más allá de compartir las típicas fotos con mensaje del inefable Paulo Coello?

¿Le gustaría dar brillo a su figura sin tener que frotarse y frotarse usted mismo?

¿Es usted buena persona?

Si ha contestado afirmativamente a estas tres preguntas realizadas al azar, esta entrada puede que sea de su interés. De otro modo, pierda o gane usted su tiempo en cualquier otro asunto.

Ojo que esto ni es, ni pretende ser, un master en urbanismo, ni una guía del buen uso de las costumbres y comportamientos.

A saber: (que no es lo mismo que sabiendo)

Lo primero que debiera hacer para tener cierta credibilidad ante los demás, y no parecer el niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el funeral, resulta tan sencillo como esto que sigue: Eliminar de su vocabulario, parcial o totalmente, las palabras yo, mi, me y conmigo.

Ya que estamos en el uso del verbo, intente ser correcto en sus formas. Puede contar o expresar usted todo lo que estime oportuno, dentro del respeto, haciendo uso de la rica lengua castellana, o la lengua de su localidad de origen o residencia, sin recurrir a palabros malsonantes y soeces. Recuerde que pueden leerle menores de edad y conviene no dar malos ejemplos.

No abuse del manido recurso de la autofoto, en primer plano, para que todos sepan que es usted mismo y que está en tal sitio mismamente haciendo esto o aquello, o peor incluso, sólo posando o postureando.

No se vanaglorie de sus éxitos. Sea discreto. Para eso están sus amigos y la gente que le quiere y aprecia. Ellos se encargarán adecuadamente de dar bombo y platillo a todo aquello que le pueda o deba suponer algún tipo de reconocimiento.

No es información trascendente, ni, por tanto, de interés general, que usted suba a la red los datos íntegros de su dispositivo gps de todos y cada uno de sus entrenamientos o carreras.

Lo que se conoce como el síndrome del “catatrack” si es moderado, o “megatrack” si es grave. Tranquilo y no se agobie, que tienen cura. Pruebe usted salir a entrenar sin gps, y, o, a no reportar los datos públicamente; y luego nos cuenta si nota mejoría. Los demás, le aseguramos que sí.

Aprenda la técnica del copiar y pegar (proverbios, refranes, poemas, parábolas....etcétera y demás aportes culturales y tradicionales que puedan resultarle de interés). Es sencilla, rápida, práctica, y le harán, aunque sea temporalmente, parecer inteligente. Pero no se límite a copiar y pegar sin más, haga algún aporte de su cosecha. No tema no estar a la altura. Su toque personal es importante y la gente que le sigue sabrá apreciarlo

Si además quiere usted parecer honesto, aprenda también la técnica de citar las fuentes. Quedará como todo un caballero.

Hable usted bien, si procede, de sus amigos. Pondere sus éxitos (de ellos), alabe en público sus aciertos. Es una manera de agradecerles lo mucho que sin duda habrán hecho, hacen y harán, por usted.

La familia es la familia. Téngala siempre presente. No reniegue, por tanto, de sus orígenes.

Sea agradecido con aquellos lugares y personas que le han reportado o reportan algún tipo de bienestar.

No pierda su personalidad. Aunque si considera que le falta humildad o cualquier otra virtud que debe acompañar a las personas sencillas y de buen corazón, haga unos pequeños o grandes ajustes, para acondicionarse a esa corriente vital tan necesaria en nuestros días.
Buenos días y buena suerte ahí fuera.

Si alguien toca un día a tu puerta,
Diciendo que es un emisario mío
No creas, ni aunque sea yo;
Que mi vanidoso orgullo no intentaría
Tocar siquiera la puerta irreal del cielo.
Pero si, naturalmente, y sin oír
A alguien tocar, la puerta fueras a abrir
Y encontraras alguien como a la espera
De tocar, medita un poco.
Ese era Mi emisario y yo y lo que intenta
Mi orgullo que desespera
¡Abre a quién no llama a tu puerta!

(Fernando Pessoa)


3 comentarios:

  1. Jajajaj, ME descojono, cuánta verdad junta, y cuán identificado ME siento YO con MI blog y CONMIGO :-)

    ResponderEliminar
  2. Amigos Gus y Pedro, básicamente era una parodia de uno mismo y de tantos de vosotros, jejeje
    Sin pretensiones.

    ResponderEliminar